Algo hemos hecho mal, cuando solo hemos podido reunir a 2.000 personas, -en el momento más álgido del festival, que yo recuerde, fue el sábado a media noche con Dr. Feelgood, y digo esto, porque uno siempre espera más, y más y más.... Lo fácil aquí sería soltar aquello de qué buenos somos, y qué bien lo hacemos. Pero no. Hemos de ser más ambiciosos y mirar al futuro con hambre canina, en busca de figuras internacionales, nacionales pero sin olvidar los comienzos, vamos, que Avilés y Asturias, existen.

En nuestra pupila quedó el año pasado, la imagen de aquel trío irrepetible con Luz-Barron-Browne sobre el viejo escenario de nuestros éxitos, como dice un gran amigo, cada vez que pasamos por delante del Quiosco del Parque del Muelle; y es que será difícil de olvidar y de obviar aquélla sesión, por muchas ediciones que se celebren en el futuro. Si el tiempo lo permite, y las circunstancias también, ojalá se vuelva a repetir no dentro de mucho.

Pero esta edición del 2007 también tuvo momentos inolvidables. Y esos, para la gran mayoría con los que tuve la oportunidad de hablar fueron los protagonizados por Dr. Feelgood y Burning. Dos bandas legendarias de aúpa, que consiguieron crear ese climax deseado por cualquier programador musical. Pero sería injusto por mi parte no reconocer, que a mi, en concreto me gustaron todos los grupos. Si, es cierto, unos más que otros, pero en general me quedé muy satisfecho, porque todos, y digo bien, todos, cumplieron con las expectativas que sus trayectorias profesionales reflejan. Desde los que vinieron de lejanos países como Sunshiners, hasta los locales, En-Hendrox y Fe de Ratas.

El primer dia, la apuesta estaba clara, queríamos compaginar estilos distintos pero que convergíesen en algo tan sustancial como el mestizaje. Y así, se fueron subiendo a nuestro emblemático escenario, Vaudi, un brasileño que se “ha quedado con nosotros pa siempre”, y que rodeado de músicos asturianos nos ha contagiado con su música y su espíritu creativo y personal. Le siguió Delagua. Un grupo que debería servir de ejemplo para muchas de las nuevas formaciones que empiezan. Tesón y creatividad. Ellos se recorren todos los rincones de Asturias, y cuanquier local, por pequeño o aprtado que parezca es un buen sitio donde poder actuar. Ese mismo dia, le dimos la vuelta a la tortilla “musical”, con un grupo castizo donde los haya, La Pena Negra. Unos chicos rumberos que se están recorriendo España con el Tre-le-re-le famoso que estrenaron con Buenafuente. Y por último, el más difícil todavía. Ellos se llaman Sunshiners, vienen desde las Islas Vanuatu y en su maleta un montón de reage, versioneando viejos éxitos del pop británico de los años ´80. Así sonaron Supertramp, Rod Stewar, The Cure, Depeche Mode, David Bowie............

La segunda jornada nos tenía reservada platos muy variados y creo, que excepcionales. Lúa Rios, nos presentaba su banda, We Are Balboa, con la que está intentando abrirse camino, de forma muy profesional, apartándose de los supuestos favores que le pudieran prestar, por ser hija de quien es. Los avilesinos Fe de Ratas jugaban en casa y sus incondicionales allí estaban. Concierto magnífico, y sonido rotundo. Asi me lo dijeron dias después algunos de sus seguidores, -el mejor concierto que recordaban de Maxi y compañía-. La noche se calentó con un clásico donde los haya. Germán Coppini venia a Avilés, por primera vez en 25 años. Uno de los más insignes creadores del pop rock español estaba por fin en nuestra Villa, bien escoltado por un trio sevillano llamado Maga, quienes dieron rienda suelta al mejor repertorio del vigués. Los éxitos de Golpes bajos y alguno de su etapa en Siniestro Total sonaron con dos décadas de retraso en Avilés. Coppini se mostró afable, agradecido y entregado. La noche la redondeó un grupo de leyenda, que nunca había estado en nuestra ciudad. Dr. Feelgood, dejó el mejor sabor de boca del festival, para casi todo el público. Con un repertorio que quita el hipo, Kevin se metió rapidamente al público en el bolsillo, y a base de rock n roll de toda la vida, y sudor, mucho sudor, despellejaron los grandes clásicos de esta banda británica. Tuvimos la oportunidad de tenerles en nuestro escenario, y eso será de nuevo una estampa inolvidable.

La última jornada del festival amenazaba lluvia de forma seria, pero el destino quiso aliarse con La Mar de Ruido una vez más. Abrieron fuego unos veteranos del Vietman, en este caso de Avilés. Curtidos en mil batallas, En-hendrox disfrutaron en el escenario, se les veía. Y a base de standars, de Hendrix, Zeppelín o los Purple, crearon el ambiente propicio que necesita una noche de rock n roll. Salió al escenario Josele Santiago, ex_Enemigos, y con nuevo trabajo discográfico en solitario. Un montón de fans asturianos le esperaban, y le aplaudieron canción tras canción. Para algunos, Josele no convenció, dada su extrema afición a evadirse por momentos del show......; pero Josele demostró tener solvencia con su abaritonada voz, capeada fielmente por una banda sobria.
El final de fiesta no podía estar en otras manos que en una de las bandas más legendarias del rock español, Burning. Los eternos Burning volvían a Avilés, muchos años después. Jhonny Cifuentes desplegó un repertorio de hora y media, con numerosos éxitos del grupo, para deleite de los allí congregados. Esa será otra de las estampas del festival: Jhonny agitando el cava del vencedor.
Durante los dias previos del festival, mucha gente me preguntaba, si este año habría sorpresa......como el año pasado. Yo, les decía que la buena noticia y lo importante es que grupos que venían al festival llegaran bien, estuvieran contentos y y disfrutaran en en nuestro querido escenario. Y asi fue.
Si es cierto que se oyeron rumores, y no por mi, que aparecería en escena junto a Burning, a última hora, Loquillo. Solo puedo decir, que como eso no llegó a ocurrir, el rumor quedó solo en eso, rumor.
Desde aquí, agradezco, a la actual concejalía de festejos el apoyo recibido y a la anterior concejala de festejos Rosa Serrano quien me diera la oportunidad de comenzar esta apasionante aventura, de nombre La Mar de Ruido y que espero continúe para mayor gloria musical de Avilés y Asturias.
Y es que la salud rockera de esta ciudad, llevaba un tiempo con gripe crónica, y si ya el año pasado la voz de Spin Doctors, Chris Barron, nos hizo un chequeo médico a conciencia, ha tenido que venir Dr. Feelgood para darnos la gran alegría, y extendernos el alta definitiva.
Fotos:
C 2007 Manolo Egocheaga